Select Page

#YoReciclo

Los grandes problemas ambientales, en general, son producto de problemas aislados que, al fusionarse, se transforman en un GRAN PROBLEMA.
Tomando como base esta perspectiva, podemos utilizar la misma lógica para combatirlos: si fusionamos pequeñas acciones aisladas, podemos generar una GRAN SOLUCIÓN.Los grandes problemas ambientales, en general, son producto de problemas aislados que, al fusionarse, se transforman en un GRAN PROBLEMA.
Una de las pequeñas soluciones más efectivas que existen es RECICLAR, ya que encierra la clave de TODO.

La basura que generamos, si no es bien tratada, no solo provoca contaminación en el aire, en el agua y en la tierra, sino que, además, degrada el ambiente, deteriora la salud de la población, extingue especies, genera proliferación de plagas y enfermedades peligrosas, produce gases de efecto invernadero, destruye las propiedades del suelo, ensucia el agua subterránea (principal fuente de abastecimiento de agua potable de gran parte de la población) y provoca focos de infección.

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires se generan entre 1 y 1,5kg de basura diaria por habitante, algo así como 1 490 158 125 kg al año totales.
Del total de esos residuos, 50,9% son orgánicos, 17,9% plásticos, 13,6% papel y cartón, 5% vidrio y 1,8% metales. Todo esto, que suma un total de 89,2%, es RECICLABLE.
Cuando tiramos todo junto (sin separar) y se lo lleva el camión recolector, la carga termina en rellenos sanitarios que están afuera de la ciudad, lo que equivale a meter la basura abajo de la alfombra después de barrer el problema es que, lamentablemente, en nuestro planeta no hay suficientes alfombras ni son tan mágicas como esperamos.
Además, el relleno sanitario es un servicio súper caro que podríamos ahorrarnos si gestionáramos bien nuestros desechos —actualmente, la Ciudad paga 30 dólares por tonelada aproximadamente (U$S 250.000.000 anuales).
→ A saber: no todos los desechos terminan en rellenos sanitarios; los basurales a cielo abierto no nacen de un «repollo». En el Área Metropolitana de Buenos Aires hay decenas de basurales clandestinos.


Las 3 R de la ecología: los pilares del cambio

Reducir, Reutilizar y Reciclar son los 3 pilares básicos que sustentan el equilibrio de la naturaleza.

A pesar de que cada R es importante en lo individual, lo ideal es ponerlas en práctica de la siguiente manera:

1) REDUCIR el consumo, tanto de bienes como de energía (ambos generan residuos). Es el famoso «prevenir es mejor que curar», pero en este caso; «rechazar lo que no necesitamos».
Aunque no queramos admitirlo, somos responsables del residuo que generamos después de consumir (no somos bebés con pañales sucios).
* Podemos reducir comprando elementos sueltos, usando bolsas de tela para hacer las compras, eligiendo los productos con menos envoltorios, instalando lámparas de menor consumo, etc…

2) REUTILIZAR es darle un nuevo uso a los materiales u objetos para disminuir el consumo de energía y de materias primas.
Los componentes de los objetos no poseen finalidades fijas: si se utilizaron para fabricar algo, pueden utilizarse para fabricar otra cosa distinta.
* Podemos reutilizar el papel (si usamos una sola cara, ¡usemos la otra!), podemos hacer macetas con latas o envases de tetrabrik, podemos vender o donar las cosas que ya no usamos (como muebles o ropa), podemos arreglar las cosas en vez de tirarlas, podemos, podemos y podemos…
→ Existen muchos comercios que basan su producción en esta R y de seguro agradecerán tu apoyo (también hay iglesias y fundaciones que ayudan a gente en situación de calle).

3) RECICLAR = volver al ciclo.
No se sabe bien cuándo, pero en algún momento de la historia decidimos apartarnos del funcionamiento natural de las cosas y armar nuestro propio mecanismo de vida. En la naturaleza todo es un CICLO, todo se transforma y nada se desperdicia. Nosotros somos los únicos que hacemos las cosas de manera lineal (extraemos ⇒ procesamos ⇒ fabricamos ⇒ vendemos ⇒ tiramos), intentando superar el orden lógico y común de las cosas.
Pero bueno, me parece que ya está, ¿no? Ya probamos nadar en contra de la corriente y hacer las cosas a nuestra manera. Es hora de VOLVER AL CICLO; es hora de RECICLAR.
→ 
El reciclaje consiste en someter los materiales a procesos físicos o químicos para obtener, a partir de ello, nuevamente materia prima (o un nuevo producto).


ESTE TEXTO ES UN FRAGMENTO DEL LIBRO “UN DÍA DE ECOLOGÍA”.
PODÉS CONTINUAR LEYENDO (GRATUITAMENTE) EN EL SIGUIENTE LINK: ECOHOUSE.ORG.AR/UNDIADEECOLOGIA.